Mañana de sábado en el centro

Un día sábado casi al mediodía. Y el centro, que siempre es vertiginoso y masivo, se muestra tranquilo, apacible y bello para caminar. A disfrutar de la Ciudad de Buenos Aires.